CONCLUSIÓN

Paradójicamente, toda la evidencia documental de archivo estudiada en los últimos años invita a pensar que bastantes años antes de que estos descubridores oficiales, reales o ficticios (Caboto, Verrazano, Gomes, Cartier, etcétera), navegasen por estas aguas, ya había otros hombres de mar españoles, portugueses y bretones pescando ballena y bacalao sin ningún ánimo de reclamarlas para ningún monarca. Más bien, todo lo contrario, tuvieron buen cuidado en mantener en secreto la localización de los bancos de pesca más ricos del mundo. Fueron los «descubridores de un paso al Pacífico que no existía», los que vinieron a complicar las cosas, reclamando esas aguas y tierras para sus respectivos señores para así adjudicarse los títulos, privilegios y ganancias que eso conllevaba.

La carta de Verrazano es una creación, una fabricación ficticia, basada en hechos reales que tuvieron como marco histórico la lucha por la posesión del paso a la «mar del Sur», esto es, al Pacífico, y, con ello, a las riquezas de Oriente. Esta creencia de la existencia de un paso, de un atajo, a la mar del Sur y, por lo tanto, a la «Especiería» por la zona que hoy es Canadá duró hasta casi bien entrado el siglo xviii. Toda la información que tenemos sobre la vida y obra de Verrazano se basa en unos cimientos muy frágiles, aunque, un pequeño ejército de hábiles investigadores quiera darle una relevancia y veracidad que nunca tuvo.

 

 

[1] Reuben Gold Thwaites, The Jesuit Relations and Allied Documents. Travels and Explorationsof the Jesuit Missionaries in New France 1610-1791 (73 vols.). Cleveland: The Burrows Brothers Company, 1818, vol. 8, cap. 3, 8).

[2] Véase, Martín Fernández de Navarrete, Colección de los Viajes y descubrimentos, 3 vols. Biblioteca de Autores Españoles, 75-77, Madrid: Atlas, 1954. (1: 33-34).

[3] Véase a Poggio Bracciolini que incluye en el libro iv de su obra De varietate fortunae los viajes de Niccoló de Conti a la India, incluyendo fábulas como la de los «orejones de la Trapobana». Poggii Bracciolini, De varietate fortunae, Lutetiae Parisiorum, 1723.

[4] Véase, Juan Pimentel, Testigos del mundo. Madrid: Marcial Pons, 2003, 36.

[5] Utilizo la versión del nombre y apellido «Giovanni da Verazzano» (Janus Verazanus), al igual que aparece en la versión Cèllere: Del Viaggio del Verazzano Nobile Fiorentino al Servizio di Francesco I, Ri de Francia, fatto nel 1524 all’America Settentrional. No obstante, es más habitual la forma «Verrazzano» entre muchos de los historiadores y biógrafos.

[6] Véase, «Armada para defensa de corsarios franceses» (carabelas). Archivo General de Indias, (de ahora en adelante, AGI.), Indiferente, 420, L. 9, F. 35 R. También, «Armamento de carabelas para defensa de corsarios franceses» AGI. Indiferente 420, L. 9, fols. 167v. 168v.

[7] Véase mi artículo, «El mito de “John Cabot”: construcción británica para reclamar la soberanía de Norteamérica», Cuadernos Hispanoamericanos. 788 (2016): 4-25.

[8] «Los únicos que defienden la condición de navegante del veneciano son sus amigos italianos, Raimondo de Raimondi de Soncino, Pasqualino, etcétera. Caboto ya había prometido a varios de ellos prebendas, regalarles islas e incluso obispados, en el “Nuevo Mundo”». Manuel Ballesteros Gaibrois, Juan Caboto. Cuadernos Colombinos, 21. Valladolid: Casa Museo de Colón, 1997, 212-216.

[9] Véase, «Charles de Gaulle’s infamous “Vive le Québec libre” speech feted, 50 years on». Andrea Bellemare. July 24, 2017. CBC News. <https://www.cbc.ca/news/canada/montreal/charles-de-gaulle-speech-50th-annivesary-1.4218130> [consultado el 10 de julio de 2019].

[10] Véase el excelente artículo del portugués José Manuel Malhão Pereira, desmontando todas las teorías del marino inglés Menzies sobre este asunto: «Algunas consideraciones de orden crítico al libro, 1421- The Year China Discovered the World, de Gavin Menzies en «España en los orígenes de Canadá en los siglos xv y xvi», Cuadernos Hispanoamericanos, 788. (2016): 2-71. Véase, Menzies, Gavin. 1421 The Year China Discovered the World. London: Bantam Books, 2002.

[11] Véase, Laudonniere, René. L’Histoire Notable de la Floride (1586). Paris: Chez P. Jannet, Librarie, 1853, p. 2. Pocos años después (1601), Antonio de Herrera y Tordesillas también incluirá ese nombre: «determinaron de bolverse á Francia, haviendo descubierto setecientas leguas de costa, i dexando á esta Tierra por nombre, la Nueva Francia. Historia General de los Hechos de los Castellanos en las Islas y Tierra Firme del Mar Oceano (IV Décadas). Madrid: Oficina Real de Nicolás Rodríguez, 1726, tomo ii, década 3, libro 6, cap. 9, p. 191.

[12] Carta del cardenal de Toledo al Emperador (27 de enero de 1541), publicada por H. P. Biggar, A Collection of Documents relating to Jacques Cartier and the Sieur de Roberval, Public Archives of Canada, Ottawa, 1930, doc. CXV, p. 190, y citada por Tania Arias, Op. Cit., 47.

[13] Otro de los historiadores españoles que más tinta ha hecho correr sobre este personaje fue Andrés González de Barcia. Andrés González Barcia, Ensayo cronológico para la historia general de la Florida. Madrid: Oficina Real, 1723, déc. 2, p. 8. Véase también, Antonio de Herrera y Tordesillas, Historia General…, tomo ii, década 3, libro 6, cap. 9, p. 189-191.

[14] Véanse, Henry C. Murphy, The Voyage of Verrazzano: A chapter in the Early History of Maritime Discovery in America. New York, 1875, también, Buckingham Smith, An Inquiry Into The Authenticity of Documents concerning a Discovery In North America Claimed to have been Made By Verrazzano. New York: New York Historical Society, 1864.

[15] Harrisse, comenta sobre un «curioso» estrecho entre océanos. [Cuando no se indique lo contrario las traducciones serán mías]: «Una forma tan peculiar, junto con un estrecho regular cortado de norte a sur, en la parte posterior de Yucatán, indican, por parte del fabricante del prototipo utilizado por Maggiolo, la necesidad de explicar cartográficamente la hipótesis de un pasaje occidental. Esta intención, y el carácter dudoso del dibujo, se muestran en la leyenda: Stretto dubitoso – “Doubtful Strait”, ubicado en la entrada sur de la abertura» (218). Le extraña además que el nombre de Verrazano no aparezca en el mapa. Véase, Henry Harrisse, The Discovery of North America. London: Henry Stevens and Sons, 1892.

[16] También encontramos un documento de 1583, «Descubrimiento de un estrecho por los ingleses en Terranova», donde los ingleses se reservan el monopolio de pesca en Terranova y que aquellos que lo hagan tendrán que pagar dinero y llevar un pasaporte otorgado por ellos. AGI., Patronato, 265, R. 40. Véase también el «descubrimiento del paso del norte por Henry Hudson» (llamado «juan» en este documento): Descubrimiento del paso de Noroeste de América. AGI, Indiferente, 1528, N.16.

[17] En el caso de la veracidad de la empresa española contamos con una Real Provisión concediendo al piloto mayor «Esteban Gómez» un escudo de armas por su búsqueda de un paso para la isla de la Especiería, entre otras cosas. Esteban Gómez, AGI, Indiferente, 422, L. 16, F. 108V-110R.

[18] Dana Schulz, «Oldest map of New York may become most expensive map ever sold at $10 M». 6 sqft. October 17, 2016. <https://www.6sqft.com/oldest-map-of-new-york-may-become-most-expensive-map-ever-sold-at-10m/>. [Consultado el 12 de julio de 2019].

[19] La fecha que da Biggar de 1539? (22 de enero), con punto de interrogación, es incorrecta dado que en el mismo documento menciona la salida de Cabeza de Vaca hacia el Río de la Plata, por lo que debe tratarse de finales de 1540. (Biggar, Doc. 75, 81). Efectivamente, dicho documento se encuentra en el Archivo Nacional Torre do Tombo (Corpo Chronologico, parte 3, maço 14, doc. 37.

[20] Para algunos este corsario fue Giovanni da Verrazano. «Navíos franceses de Andalucía a Nueva España: Juan Florín». AGI, Patronato, 267, N. 2, R. 8.

[21] Véase, Lawrence Wroth, The Voyages of Giovanni da Verrazzano. New Haven: Yale University Press, 1970. Existen tres versiones de la carta de Verazzano a Francisco I anteriores a la de 1909: La primera, la F [Florencia] (Magliabechian Version). El Códice Magliabechiano fue encontrado en la Biblioteca Nacional de Florencia a finales del siglo xvi, con una carta de un tal Bernardo de Carli mandada a su padre el 4 de agosto de 1524. Fue transcrita por George Green y traducida al inglés por Joseph G. Cogswell para la Collection of the New York Historical Society, 2nd ser. I (1841), pp. 37-67. La segunda, la versión Rm [Ramusio], del traductor renacentista Giovanni Ramusio, Navegatione et Viaggi, Venecia, 1556, con una traducción al inglés a cargo del conocido impresor inglés Richard Hakluyt en 1582 (Divers Voyages). La tercera, la versión C (Cimento Fragment), que lleva el sello de Ramusio y contiene la parte cosmográfica omitida en la versión original.

[22] Giovanni Ramusio, según especialistas de hoy en día, tuvo la tendencia a modificar algunas de sus traducciones (véase Richard Flint y Shirley Cushing, Flint, Documents of the Coronado Expedition, 1539-1542. Dallas: Southern Methodist University, 2005, 186. La figura del autor de la otra copia de Verazzano, Fernando Carli, es la de un personaje que no tuvo ninguna relevancia política, ni histórica, ni ocupó ningún puesto importante, lo que lleva a Murphy a preguntarse cómo pudo esta persona conseguir ningún tipo de «información oficial».

[23] El Cèllere Codex (Del Viaggio del Verrazzano Nobile Fiorentino al Servizio di Francesco I, Ri de Francia, fatto nel 1524 all’America Settentrionale) es una de las tres copias que se conservan de un manuscrito presuntamente creado en 1524, (Wroth, 94). El manuscrito atribuido a Verrazano se encuentra en la biblioteca del conde Guido Macci de Cèllere del cual recibe su nombre.

[24] El de la Magliabechian library de Florencia [Códice F], conservado en la New York Historical Society (Second Seriews. Vol. 1, pp. 41-51).

[25] Véase, John Bidwell, «Frederick Baldwin Adams, Jr.», American Antiquarian Society. 111.2 (2001), 498-502, 499.

[26] La cursiva es mía.

[27] Veamos unos pocos ejemplos: «It seems clear», «It seems reasonable to believe», «We may assume»… (p. 231). Continúa con más oraciones condicionales e hipotéticas, como «The presumption is that Verrazzano» (p. 233), «They could have been intended» (p. 234), «He seems to have been attached to Magellan» (p. 234), «He could have learned the Cape route from this far-wandering captain who had gone as far as Malacca that way in 1511» (p. 234), «It is a possibility, indeed, that…» (p. 234), «If it were to be affirmed in rebuttal» (p. 234), «An explanation of what seems to be the intrusion of the long voyage…» (p. 234), «He may have gone there under secret arrangement to the spiceries of the Indies» (p. 235), «It may be that» (p. 235), «Giulio’s versified history is not to be despised as a source of knowledge of the politics, art, science, and history of sixteenth century» (p. 238), «Clearly this relationship must have existed [between Verrazzano and Paolo Giovio first owner of the Cellere Codex] before the voyage or have begun very soon afterward…» (p. 239). «Slight though the record is…», etcetera.

[28] Véase Marcel Destombes, «Nautical Charts Attributed to Verrazano (1525-1528)» Imago Mundi, vol. 11 (1954), pp. 57-66, 59. Véase, Jorge Martín García, «Edición y estudio de la Relación de lo sucedido en la prisión del rey de Francia de Gonzalo Fernández de Oviedo». Tesis Doctoral. Universidad de Salamanca, Departamento de Literatura Española e Hispanoamericana, 2017.

[29] «El asunto de Zeno sigue siendo uno de los más absurdos y, al mismo tiempo, uno de las fabricaciones más exitosas en la historia de la exploración». T. G. Oleson en el Dictionary of Canadian Geography. «Zeno, Nicolo and Antonio». <http://www.biographi.ca/en/bio.php?id_nbr=592> [Consultado el 23 de julio de 2019{.

[30] Richard Henry Major. «On the voyages of the Venetian brothers Zeno, to the northern seas, in the fourteenth century». Proceedings of the Massachusetts Historical Society, from September to December, 1874 (inclusive) pp. 352-366. Véanse también del mismo autor: The voyages of the Venetian brothers Zeno to the northern seas in the fourteenth century. Boston: Massachusetts historical society, 1875 (19 pp.), y Memoir on a mappemonde by Leonardo da Vinci, being the earliest map hitherto known containing the name of America: now in the royal collection at Windsor. London: Printed by J.B. Nichols and Sons, 1865.

[31] Véase de Cornelio de Simone, I viaggi e la carta dei fratelli Zeno veneziani (1390-1405). Firenze: M. Cellini, 1878; también: Intorno a Giovanni Caboto, genovese, scopritore del Labrador e di altre regioni dell’alta America settentrionale.

[32] Véanse de este autor, Gaffarel, Paul, 1843-1920.; Histoire de la Floride française; París: Firmin-Didot et cie, 1875. También, Histoire du Brésil français au seizième siècle, París, Maisonneuve et cie, 1878. Véase, igualmente, Ballesteros Beretta, Génesis del descubrimiento, 190.

[33] De Benjamin Franklin Da Costa, véanse Verrazano the explorer: being a vindication of his letter and voyage, with an examination of the map of Hieronimo da Verrazano and a dissertation upon the globe of Vlpius. To which is prefixed a bibliography of the subject. New York: A. S. Barnes and Company, 1880. También, The Pre-Columbian Discovery of North America by the Northmen. Albany: Joel Munsell, 1868.

[34] Véase, de este autor: L’autenticità delle Historie di Fernando Colombo e le critiche del signor Enrico Harrisse: con ampi frammenti del testo spagnuolo di D. Fernando. Genova: R. Istituto Sordo/Muti, 1884.

[35] Ibid., Intorno alla supposta identità di Giovanni Verrazzano, col corsaro francese Giovanni Florin. Roma: Presso la Societa geografica italiana, 1897.

[36] En el original: «La questione dovea essere perentoriamente e triunfalmente decisa in onore del navigatore fiorentino, la coscienza mi diceva che avrei fatto opera non solo giusta ma patriotica…» (Intorno alla supposta identità di Giovanni Verrazzano, 3).

[37] En el original: «Pocchi anni fa, l’americano Murphy usciva fuori con un libro, nel quale, dopo di avere tentato, a furia di sofismi, paralogismi, stiracchiature, e maligne insinuazioni, di spogliare il Verrazzano della gloria di scopritore» (4).

[38] De Gabriel Gravier, véase: Les voyages de Giovanni Verrazano sur les côtes d’Amérique avec des marins normands, pour le compte du roi de France en 1524-1528. Rouen: E. Cagniard, 1898. (32 pp.). De Próspero Peragallo véase: Intorno alla supposta identità di Giovanni Verrazzano, col corsaro francese Giovanni Florin. Roma: Presso la Societa geografica italiana, 1897. pp. 29., también, L’autenticità delle Historie di Fernando Colombo e le critiche del signor Enrico Harrisse: con ampi frammenti del testo spagnuolo di D. Fernando. Genova: R. IstitutoSordo/Muti, 1884. De Eugene Guenin, véase: Ango et ses pilotes. Paris: Impremerie Nationale, 1901. De Fabio Romanini, véase: «Sulla “Lettera a Francesco I re di Francia” di Giovanni da Verrazzano. Con una nuova edizione», Filologia Italiana, 9. (2012), pp. 127-190.

[39] Sobre la disputa entre Henry Harrisse y Mr. G.E. Weare en referencia a la palabra América aparecida antes del siglo xv, véase: Weare, Mr. G. E. «Cabots Discovery of North America», London: Privately printed by the author, 1897. La palabra «América», que aparece en un documento presumiblemente falso de Bristol, jamás se usó en ningún documento del siglo xv.

[40] Harrisse menciona el caso del archivista genovés Cornelio Desimodi que decidió que la fecha de 1587 de uno de los mapas de Maggiolo se trataba de una lectura incorrecta y que la lectura correcta debía ser la de 1524. Por supuesto, la que a él le interesaba para defender la veracidad de los hermanos Verrazano (217). También nota diferencias notables entre los mapas de Maggiolo y Jerome de Verrazano (219).

[41] Véase, Francisco D’Andrada, Crónica do muyto alto e muito poderoso rey destes reynos de Portugal dom Ioão III. Lisboa: Impresa com as licenças de Jorge Rodrigues, 1613.

[La traducción es mía]). (I parte, cap. 13, p. 13 r.). Harrisse se equivova en la paginación, no es la p. 13 r., sino la anterior 12 v.

[42] Entrevista realizada a la duquesa de medina Sidonia en Sánlúcar de Barrameda en 1985. Mis respetos a una señora que, con la ayuda de Liliane Dalhman, dedicó toda su vida a catalogar un formidable archivo que anteriormente se encontraba en un garaje.

[43] A cargo de del doctor J. G. Cogswell y realizada a partir del manuscrito de la Magliabechian Library de Florencia conservado en la New York Historical Society (Second Seriews. Vol. 1, pp.41-51).

[44] Véase, Colón, Cristóbal. Los cuatro viajes del almirante y su testamento. Ed. Ignacio B. Anzoátegui. Madrid: Espasa-Calpe, 1991, p. 31.

[45] Algo parecido ocurrió con la traducción al inglés de la carta de John Cabot en la que, en referencia a unas «alimañas», se traduce la palabra «campesinas» por domésticas, en vez de «silvestres», su significado en el siglo xv. La diferencia es importante, dado que un caso se puede estar hablando de pueblos que conocen la ganadería a pueblos que son trashumantes.

[46] En la traducción de Tarrow: «They are dark in color, not unlike the Ethiopians, with thick black hair, not very long, tied back behind the head like a small tail. As for the physique of these men, they are well proportioned, of medium height, a little taller than we are. They have broad chest, strong arms, and the legs and other parts of the body are well composed» (p. 134).

[47] Véase, Cèllere Codex. Morgan Ms. 776. Morgan Library and Museum, New York.

[48] Véase, el Inca Garcilaso de la Vega, La Florida del Inca. Ed. y notas de Emma Susana Speratti Piñero. Fondo de Cultura Económica, México, 1956, 134.

[49] En el Tarrow: «They are not very strong, but they have a sharp cunning, and are agile and swift runners» (Wroth, cap. 9, 134).

[50] Podemos leer en Naufragios de Cabeza de Vaca: «Cuantos indios vimos desde la Florida aquí todos son flecheros; y como son tan crecidos de cuerpo y andan desnudos, desde lejos parecen gigantes. Es gente a maravilla bien dispuesta, muy enjutos y de muy grandes fuerzas y ligereza. Los arcos que usan son gruesos como el brazo, de once a doce palmos de largo, que flechan a doscientos pasos con tan gran tiento, que ninguna cosa yerran» (cap. 7, 100. Véase, Alvar Núñez Cabeza de Vaca, Naufragios. Ed. J.F. Maura. Madrid: Cátedra, 1989).

[51] En Tarrow: «We could not learn the details of the life and customs of these people because of the short time we spent on the land, due to the fact that there were few men, and the ship was anchored on the high seas» (Wroth, cap. 9, 134).

[52] En Tarrow: «They are other riches, like gold, which ground of such a color usually denotes» (Wroth, cap. 9, 134).

[53] Es como si quisiese recordarnos la facilidad con que Cortés consiguió los tesoros de Moctezuma y que en este caso sería igual.

[54] En Tarrow: «They do not value gold because of its color; they think it the most worthless of all, and rate blue and red above all other colors. The things we gave them that they prized the most were little bells, blue crystals, and other trinkets to put in the ear or around the neck. They did not appreciate cloth of silk and gold, nor even of any other kind, nor did they care to have them» (Wroth, cap. 9, 138).

[55] En Tarrow: «The sea along the coast was churned up by enormous waves because of the open beach, and so it was impossible to put anyone ashore without endangering the boat» (Wroth, cap. 9, 135).

[56] En Tarrow: «We saw many of their little boats made out of a single tree, twenty feet long and four feet wide, which are put together without stone, iron, or any other kind of metal. For in the whole country, in the area of two hundred leagues that we covered, we did not see stone of any kind» (Wroth, cap. 9, 136).

[57] En Tarrow: «We think from many signs we saw that they [houses] are built of wood and grasses; we also think from various conjectures and signs that many of them who sleep in the country have nothing but the sky for cover» (Wroth, cap. 9, 137).

[58] Además de españoles, vascos en su mayoría, y portugueses de las Azores, Aveiro o Viana do Castelo, añadiría yo.

[59] Relación de lo obrado por una nao inglesa: isla de la Mona, AGI, Patronato, 265, R.1). Año de 1528. La «isla de la Mona» está ubicada a medio camino entre la República Dominicana y Puerto Rico.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Total
2
Shares