Leer

La patria ineludible

Por Gioconda Belli
Cuando se ha vivido una vida como la que escogí, resulta sumamente difícil dejar la patria. Y no me refiero a la distancia; me refiero al terreno que ésta ocupa en el propio cuerpo, la manera en que vive tanto en nuestros sueños…
Leer

La escalera del tiempo

Por Gioconda Belli
La literatura a menudo regala privilegios especiales a quienes la trabajamos. El 29 de abril llegué a Granada para ser parte, con los escritores, Sergio Ramírez, Luis García Montero y Daniel Rodríguez Moya, de una charla sobre Literatura y Compromiso…
Leer

Solo descubrimos el mundo que buscamos

«Estoy segura. Este primer acceso a los libros, percibirlos, ellos de cuerpo entero y yo de cuerpo entero, me hizo lectora para siempre, aunque no supiera leer. Había prendido el fuego. Un deseo de habitar lo que se me escapaba. Habitar es comprender. Y comprender es pertenecer un poco»

Por Katya Adaui
Hace poco caí en la cuenta de que, si bien en mi casa no hubo muchos libros, los oficios de mis padres tenían que ver con grafías: mi padre era profesor de inglés y mi madre, secretaria…

Leer

La Real Academia Española: un hogar inesperado

Por Gioconda Belli
Hace unos años, mientras estaba en Madrid presentando un libro, fui de visita al Prado. Al cruzar la calle Ruiz de Alarcón, mi esposo me señaló el edificio de la Real Academia Española. Le pedí que me hiciera una foto. Para mí ese edificio era emblemático…
Leer

Chiste creciente, cuento menguante

«Pero las carambolas de inspiración más grandes y duraderas son las que me regaló la obsesión con aquella viñeta surrealista del americano Hart, que proviene de mi pasión adolescente por los tebeos. El sello Buru Lan ediciones, de San Sebastián, publica con esmero unos pequeños volúmenes, los cómics de mi infancia»

Por Hipólito G. Navarro
ebo el nacimiento de algunos de mis relatos al amor (y a la obsesión también) por algunos chistes que me alegraron la infancia, que me la llenaron de gracia y de color…

Leer

Lisboa, agosto, 2021

«He estado observando a los calceteiros que trabajaban estos días en nuestra calle. Todos son negros, con buen aspecto, laboriosos y relajados en el calor de las mañanas. El más importante, el maestro, es el que va poniendo las piedras menudas, blancas y negras, hundiéndolas con los golpes de un martillo pequeño en un lecho previamente extendido de arena»

Por Antonio Muñoz Molina
Lisboa por fin, el primer regreso después de la pandemia, más de año y medio de ausencia…

Leer

El sonido y la furia

Por Gioconda Belli
Mi abuelo Francisco, alto, nariz larga, piel clara cruzada por los deltas de sus ríos interiores me hablaba de la palabra como «la excelsitud del homo sapiens». Era un hombre autodidacta, poseedor de una memoria fotográfica…
Leer

Madrid, otra vez

Por Gioconda Belli
Hacia el final de los Cuatro Cuartetos, en «Little Gidding» T.S. Eliot escribe: «Nunca cesaremos de explorar/y el final de todas nuestras exploraciones/será llegar al lugar de donde partimos/y conocerlo por primera vez»…
Leer

Debajo del tablero

«Estaba la épica del niño prodigio mallorquín que con doce años le hacía tablas al campeón del mundo de ajedrez, el soviético Alekhine, y que con catorce ya era campeón de España y un icono pop de un país hambriento, atrasado y gris»

Por Paco Cerdà
Considerando en frío, imparcialmente, la irrelevancia que tiene un libro…