POR VERÓNICA GERBER BICECCI

1.«Corta un cuadro en pedazos y deja que se pierdan
en el viento.
Verano 1962»,
Yoko Ono

2.«Lxs lectorxs son como nómadas recolectores»,
Jonathan Lethem

3.«Somos una máquina de ensamblaje.
No escritores, sino partes de escritores»,
Vivian Abenshushan

4.«Interroga al universo
con unas tijeras y un bote de pegamento»,
William Gibson

5.«Cuando a la casa del lenguaje se le vuela el tejado
y las palabras no guarecen, yo hablo»,
Alejandra Pizarnik

6.«Los confines no son definidos sino más bien interrumpidos»,
Omar Clabrese

7.«Estamos […] frente a un objeto de tiempo complejo,
de tiempo impuro: un extraordinario montaje
de tiempos heterogéneos que forman anacronismos»,
Georges Didi-Huberman

8.«La interrupción es la incapacidad
para poner un final»,
Hans-Jost Frey

9.«Encuentra en [la] brecha no lo que termina,
sino lo que se prolonga»,
Maurice Blanchot

10.«La escritura (cosas que se quedaron sin terminar
en el inicio de los tiempos)»,
Carla Faesler

11.«Las pequeñas
frases
que empiezo
y nunca
termino –
los pequeños
pozos que ~ -~
cavé y
nunca
rellené –»,
Emily Dickinson

12.«Vienen como un retorno […]; el eterno retorno de la misma rotura»,
Dan Mellanphy

13.«La diferencia entre conjunción y conexión.
La conjunción es agenciamiento de singularidades. La conexión es interoperatividad con la máquina.
La conjunción es devenir otro.
En cambio, en la conexión cada elemento permanece distinto
e interactúa funcionalmente»,
Kekena Corvalan

14.«Hay un espacio en el que un pensamiento podría ser, pero que no puedes atrapar. Me encanta ese espacio. Esa es la razón por la que me gusta trabajar con fragmentos. Porque no importa en qué se convertiría ese pensamiento si se elaborara completamente, no sería tan bueno como la sugerencia de un pensamiento que te da ese espacio. Nada completamente elaborado podría ser tan arrobador, tan espeluznante»,
Anne Carson

15.«arriesgarse a descomponer
a desconectar
a asociar sin sistema
en contra del sistema
también contra uno mismo
porque el sistema es pegajoso
como la arena del mar»,
Catalina Vargas Tovar