NOTAS

[1] Ya lo señaló humorísticamente en entrevista con Viorica Patea: «Una vez di una definición que tiene aire cómico, pero que contiene cierta verdad: dije que la poesía es como una aureola que, para ser entendida y aceptada, intenta tomar la forma de un sombrero» (Blandiana, 2012).

[2] En esta declaración parece coincidir con su compatriota Emil Cioran cuando comenta en La tentación de existir (1972): «Hay mil percepciones de la nada y una sola palabra para traducirlas: La indigencia del discurso hace inteligible al universo» (2005, p. 69); con George Steiner para quien el silencio, frente al «vacío de las palabras», expresa «la impotencia total del lenguaje ante el resplandor y el secreto de lo inefable» (1990, p. 195) o con Antonio Colinas (2014, p. 78) en el poema más emblemático de Canciones para una música silente: «Solo quisiera / escribir mis palabras con silencios: / escribir el poema sin palabras. // Solo quisiera / musitar el poema / como plegaria de silencio / en el silencio».

[3] Rafael Cadenas (1973, p. 72) lo señaló en Anotaciones: «El mundo está en un borde. Se necesitan palabras que golpeen, no necesariamente con estridencia. Pueden ser calladas: dejan una herida más profunda». Y lo recalcó en Gestiones: «No quiero estilo / sino honradez» (Cadenas, 1999, p. 176).

[4] Corresponde a Alberto Caeiro, el principal heterónimo pessoano, la idea de que la misión del poeta se reduce a «un aprendizaje para desaprender» (Pessoa, 1997, p. 115).

[5] La defensa del mito se hace clara en poemas como «Misterios» (Blandiana, 2014, p. 163), que se pregunta por el destino de los dioses desaparecidos e imagina a Apolo bajando a la tierra para trabar amistad con la cruz.

[6] Hecho reflejado en los poemas de Mi patria A4 «En los frescos» (Blandiana, 2014, p. 37), «Iglesias cerradas» (Blandiana, 2014, p. 57) o «Palomas» (Blandiana, 2014, p. 109).

[7] En esta misma línea se entienden las lecciones de sabiduría recibidas por Eugenio Montejo de animales como el buey –«[…] Es mi buey, mi maestro cuadrúpedo, / por quien he conocido en la quietud / el habla porosa de las piedras / y cierta obediencia práctica a las cosas, / taoísta» (1994, p. 141)– o las ranas: «No más teorías: me sumo al coro de las ranas. / […] Quiero oírlas croar esta noche más cerca / dejando que me llenen los sentidos / con su taoísmo solitario hasta que se borren los enigmas del mundo. / En sus coros me entrego a la máxima gracia» (1994, p. 155). Asimismo, se explica que, para el autor venezolano, la única realidad se revele nuevamente a través de los pájaros –«Si hay algo real dentro de mí son ellos, / más que yo mismo, más que el sol afuera» (1994, p. 107)– o de los árboles –«Estar aquí en la tierra: no más lejos / que un árbol, no más inexplicables; / livianos en otoño, henchidos en verano, / con lo que somos o no somos, con la sombra, / la memoria, el deseo, hasta el fin» (1994, p. 83).

 

BIBLIOGRAFÍA

Aguirre Romero, Joaquín María. «Ana Blandiana: una poética de la humildad», Espéculo, 40, 2008. En línea: <https://pendientedemigracion.ucm.es/info/especulo/ numero 40/ blandian.html> (visitado el 12 de abril de 2010).

Blandiana, Ana. Cosecha de ángeles (traducido por Rafael Pisot y Juan Vicente Piqueras), Cosmopoética, Córdoba, 2007.

Proyectos de pasado (traducido por Viorica Patea y Fernando Sánchez Miret), Periférica, Cáceres, 2008.

Mi patria A4 (traducido por Viorica Patea y Antonio Colinas), Pre-Textos, Valencia, 2014.

            El sol del más allá y el reflujo de los sentidos, Pre-Textos, Valencia, 2016.

            Un arcángel manchado de hollín (traducido por Viorica Patea y Natalia Carbajosa), Galaxia Gutenberg, Barcelona, 2020.

Cadenas, Rafael. Anotaciones, Fundarte, Caracas, 1973.

Dichos, La Oruga Luminosa, Caracas, 1992.

Antología, Visor, Madrid, 1999.

Cioran, Emil. Adiós a la filosofía y otros textos (selección de Fernando Savater), Alianza, Madrid, 2005.

Colinas, Antonio. Canciones para una música silente, Siruela, Madrid, 2014.

García Márquez, Gabriel. «Un señor muy viejo con unas alas enormes», La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada, Barral Editores, Barcelona, 1972.

Hölderlin, Friedrich. Poesía completa (traducción de Federico Gorbea), Ediciones 29, Barcelona, 2009.

Mello, Sophia de. En la desnudez de la luz (editado por Jacobo Sanz Hermida), Universidad de Salamanca, Salamanca, 2003.

Montejo, Eugenio. Antología, Monte Avila, Caracas, 1994.

Noguerol, Francisca. «Ana, o la añoranza de Blandiana», Cartaphilus, 9, 2011, pp. 61-68. En línea: <https://revistas.um.es/cartaphilus/article/view/142491>.

Patea, Viorica. «La poesía puede salvar el mundo. Entrevista con Ana Blandiana», Minerva, 2012. En línea: <http://www.revistaminerva.com/articulo.php?id=543> (visitado el 12 de noviembre de 2014).

«La poesía de Ana Blandiana, el aura metafísica de la barricada», prólogo a Un árcangel manchado de hollín (traducido por Viorica Patea y Natalia Carbajosa) de Ana Blandiana, Galaxia Gutenberg, Barcelona, 2020, pp. 7-33.

Pessoa, Fernando. Poesías completas de Alberto Caeiro (editado por Ángel de Campos), Pre-Textos, Valencia, 1997.

Steiner, George. Lenguaje y silencio (traducido por Miguel Ultorio), Gedisa, México, 1990.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Total
2
Shares