Leer

En los pliegues del tiempo

«Sin embargo, Negra espalda del tiempo tiene un lugar crucial en su obra. Por una razón: sin esta falsa novela, acaso no habría tomado cuerpo la enorme novela verdadera que es Tu rostro mañana, la casa en la que Marías viviría durante una década»

Por Juan Gabriel Vásquez
Desde su publicación, hace puntualmente un cuarto de siglo, Negra espalda del tiempo tuvo para Javier Marías un lugar especial, pero no siempre por buenas razones…

Leer

Las lecciones (in)completas de Tiempo de destrucción, de Luis Martín-Santos

«Ese realismo, llamado por el propio autor dialéctico, como consecuencia de sus lecturas filosóficas, buscaba dinamitar la tradición realista que venía de Pérez Galdós y Emilia Pardo Bazán, y que se había abaratado, según el parecer general, con la llamada “novela social” de las décadas de los 40 y 50»

Por Vicente Luis Mora
Aunque en nuestros lares no es habitual que una persona sea valorada en su justa medida y en el momento exacto, por la secular inclemencia española, alguna vez sucede tal ventura, si bien, y por desgracia…

Leer

Aparición de la hembrúscula. Sobre Yo era una chica moderna de César Aira

«En el acto de inventar se suspende la estúpida necesidad humana de afirmar. Se puede decir que algo no es como es. La ficción es la otra cara de la afirmación. Y ese es el juego infinito de César Aira»

Por Marina Closs
Tengo un problema privado que va tomando ciertos rasgos preocupantes. Me gusta mucho leer. Y el problema viene ahora: parece que odio a los escritores…

Leer

El espíritu de la revolución, fantástico y anacrónico . Notas sobre La mujer desnuda de Armonía Somers

«Cabe preguntarnos entonces, como anticipa el nombre de esta sección, qué efectos desencadena la lectura de La mujer desnuda hoy, cuando lectoras y lectores nos encontramos revisando nuestras experiencias bajo la luz de la revolución feminista»

Por Carmen M. Cáceres
Vamos a liberarnos rápidamente de los acontecimientos para detenernos, cuanto antes, en sus efectos. El día en que Rebeca Linke cumple treinta años se desnuda, se corta la cabeza, se la vuelve a poner y sale a caminar…

Leer

Yo soy el protagonista. (Sobre Orbe, de Juan Larrea)

«La versión de que disponemos, la de 1990, es una selección del mecanuscrito de Vallejo llevada a cabo por Pere Gimferrer, quien en su breve prólogo destaca la extraordinaria originalidad del texto, al que únicamente encuentra parangón en el Libro del desasosiego de Pessoa»

Por Juan Vico
De vez en cuando me topo con algún artículo donde se asegura que los diarios literarios están de moda. A veces, con menos frecuencia, me cruzó con algún otro que se lamenta de que los diarios literarios no estén de moda…

Leer

La lámpara maravillosa de Ramón del Valle-Inclán

«Valle-Inclán se reinventaba constantemente, pues supo muy temprano quién no quería ser (el burgués adocenado y materialista) y cuál era el rostro, la máscara dentro de sí, cuya sublimación buscaba»

Por Ernesto Pérez Zúñiga
Uno de los libros más importantes que escribió Valle-Inclán -«el libro del cual estoy más satisfecho», según afirmó en una entrevista de 1921- es un libro misterioso y poco leído…

Leer

El sexo sentido: The Buenos Aires Affair de Manuel Puig

«De toda su obra su ficción, quizá no sea The Buenos Aires la más perfecta, la más completa, la de mayor valor literario. Pero sí representa el Puig más Puig»

Por Javier García Rodríguez
Digamos algunos títulos para ir abriendo boca (o boquita pintada): La traición de Rita Hayworth, Boquitas pintadas, Pubis angelical…

Leer

Más pan tiejno, por favor, para Cansinos Assens

«Ocurre, no obstante, que cuanto más ponzoñosa se muestra la pluma de Cansinos más interesante se vuelven sus retratados, de modo que al vilipendiarlos lo único que consigue sin querer es consolidar su estricto carácter de literatos sin remedio, de enfermos de la literatura»

Por Fran G. Matute
Qué distinta hubiera sido la recepción de La novela de un literato de Rafael Cansinos Assens (Sevilla, 1882–Madrid, 1964…

Leer

Pedro Lemebel: Fundar la lengua popular con alevosía

«En una manifestación de izquierda de la segunda mitad de los ochenta, Lemebel leía el “Manifiesto”, provocando cierta novedosa incomodidad en los manifestantes de ese acto cultural, texto que se convertiría en su ars poetica»

Por Juan Pablo Sutherland
Es el año 1995 y Pedro Lemebel me visita en la librería Mimesis, donde trabajaba en Santiago de Chile, me avisa que lleva la invitación para su primer libro…

Leer

La forma de la fuga

«Como él mismo señala en varias ocasiones la suya es una cultura amplia, pero no musculosa; más inclinada al merodeo que a una revelación deslumbrante. Su manera de leer y pensar es más propia del amateur que del hombre de sistema, avanza por los arrebatos del gusto y del capricho»

Por Gonzalo Torné
Cuando El arte de la fuga se publicó en 1997 la novela pasaba por una de sus crisis de reconocimiento, tan habituales que casi podría decirse que conforman su estado natural…