Leer

Yo soy el protagonista. (Sobre Orbe, de Juan Larrea)

«La versión de que disponemos, la de 1990, es una selección del mecanuscrito de Vallejo llevada a cabo por Pere Gimferrer, quien en su breve prólogo destaca la extraordinaria originalidad del texto, al que únicamente encuentra parangón en el Libro del desasosiego de Pessoa»

Por Juan Vico
De vez en cuando me topo con algún artículo donde se asegura que los diarios literarios están de moda. A veces, con menos frecuencia, me cruzó con algún otro que se lamenta de que los diarios literarios no estén de moda…

Leer

La lámpara maravillosa de Ramón del Valle-Inclán

«Valle-Inclán se reinventaba constantemente, pues supo muy temprano quién no quería ser (el burgués adocenado y materialista) y cuál era el rostro, la máscara dentro de sí, cuya sublimación buscaba»

Por Ernesto Pérez Zúñiga
Uno de los libros más importantes que escribió Valle-Inclán -«el libro del cual estoy más satisfecho», según afirmó en una entrevista de 1921- es un libro misterioso y poco leído…

Leer

El sexo sentido: The Buenos Aires Affair de Manuel Puig

«De toda su obra su ficción, quizá no sea The Buenos Aires la más perfecta, la más completa, la de mayor valor literario. Pero sí representa el Puig más Puig»

Por Javier García Rodríguez
Digamos algunos títulos para ir abriendo boca (o boquita pintada): La traición de Rita Hayworth, Boquitas pintadas, Pubis angelical…

Leer

Más pan tiejno, por favor, para Cansinos Assens

«Ocurre, no obstante, que cuanto más ponzoñosa se muestra la pluma de Cansinos más interesante se vuelven sus retratados, de modo que al vilipendiarlos lo único que consigue sin querer es consolidar su estricto carácter de literatos sin remedio, de enfermos de la literatura»

Por Fran G. Matute
Qué distinta hubiera sido la recepción de La novela de un literato de Rafael Cansinos Assens (Sevilla, 1882–Madrid, 1964…

Leer

Pedro Lemebel: Fundar la lengua popular con alevosía

«En una manifestación de izquierda de la segunda mitad de los ochenta, Lemebel leía el “Manifiesto”, provocando cierta novedosa incomodidad en los manifestantes de ese acto cultural, texto que se convertiría en su ars poetica»

Por Juan Pablo Sutherland
Es el año 1995 y Pedro Lemebel me visita en la librería Mimesis, donde trabajaba en Santiago de Chile, me avisa que lleva la invitación para su primer libro…

Leer

La forma de la fuga

«Como él mismo señala en varias ocasiones la suya es una cultura amplia, pero no musculosa; más inclinada al merodeo que a una revelación deslumbrante. Su manera de leer y pensar es más propia del amateur que del hombre de sistema, avanza por los arrebatos del gusto y del capricho»

Por Gonzalo Torné
Cuando El arte de la fuga se publicó en 1997 la novela pasaba por una de sus crisis de reconocimiento, tan habituales que casi podría decirse que conforman su estado natural…

Leer

Las dos Habanas de Cabrera Infante

«La mirada que narra, aunque sea la de un hombre nostálgico que sabe que ya no va a volver jamás al lugar donde están sus mejores recuerdos, no deja de ser siempre la del niño que se pierde por la gozosa Habana encantada»

Por Juan Bonilla
A Cabrera Infante le disgustaba que llamaran novelas a sus libros: para él eran eso, libros. Tres tristes tristes eran un collage narrativo, y La Habana para un infante difunto unas muy particulares memorias…

Leer

El Sur como estado de ánimo: sobre El Sur, de Adelaida García Morales

«El riesgo de quedar atrapada, de dejarse envolver por una telaraña tejida por silencios y relaciones ambiguas, atraviesa la escritura de una autora que merece ser rescatada»

Por Irene Reyes-Noguerol
¿Qué podemos amar que no sea una sombra? Las palabras de Hölderlin permanecen como un eco durante toda la lectura de El Sur, novela de Adelaida García Morales publicada junto con Bene en 1985…

Leer

Danza revolucionaria. La Habana en un espejo, de Alma Guillermoprieto

«Ese viaje será, dijo Alma Guillermoprieto muchos años después, no tanto un viaje de descubrimiento como de desdescubrimiento. Lo que ella pensaba que era su vida: la danza, dejó de serlo. Al otro lado se abrió un vacío que tardaría mucho en llenar. El reporterismo ocuparía ese espacio inmenso»

Por Noemí Sabugal
No lo supo entonces, no tenía manera de saberlo, pero fue en Cuba que los pies de la bailarina empezaron a detenerse…

Leer

Augusto Monterroso. Obras completas (y otros cuentos)

«Quienes lo trataron recuerdan con unanimidad el llamativo contraste entre la pomposidad del nombre Augusto y la talla de la persona que ostentaba esa onomástica de emperador romano, más propia de toda una cantera de mármol que de una página, apenas interrumpido su blanco por unas líneas de tinta que en él son tan excelentes que se convierten en vetas sobre el de Carrara»

Por Antonio Rivero Taravillo
El éxito de la obra de un autor es algo que depende de cada texto y tiene mucho que ver con las apreciaciones de los lectores y los dictámenes que la crítica le adhiere o evacúa sobre él…