Querido Rafael:

Por lo que se desprende de tu carta, parece que no tenías intención de venir por aquí en Navidades. Lo del Ateneo lo tendremos que aplazar, pues se encuentra ahora en trance de reorganización y, sobre todo, pendiente de subvención.

Lo del P. N. casi lo tengo olvidado. No sé nada en absoluto ni me he sentido con fuerza para ocuparme de ello. Lo que sea sonará. Pero figúrate cuánto me confortan tus palabras y tu interés.

El libro de Barcelona al fin lo han antologado. Lo calculo en la calle a finales de febrero. Lo de San Sebastián resultó estupendamente, sobre todo con mar y sus buenos amigos.

Javier y yo nos alegramos [de que] se aclarase lo del Adonáis. Pepe está exponiendo estos días, con éxito de crítica, venta y encargo.

¿Qué es de tu vida? ¿Qué tal estáis? Horas poéticas de San Sebastián ha convocado un concurso. 2 000 pts. para el mejor poema libre al mar [frase ininteligible].

Un fuerte abrazo,

Blas

 

Bilbao, 10-12-1950

[Matasellos de 12 de enero de 1951]

 

Sr. D. Rafael Morales

Madrid

 

Querido Rafael:

Cuánto me alegra [que] te hayas presentado al concurso de San Sebastián. Yo he preparado el terreno lo mejor posible, y aunque no tengo datos concretos de como está la cosa, parece [que] se han presentado bastantes, pero dudo mucho de que haya ningún poema de la calidad y ambición del tuyo. Espero con fe, sin olvidar que estas cosas, como tú sabes.

¿Qué tal andáis? ¡A ver si te vemos pronto por aquí y vamos a soltarle tus versos al mismo Cantábrico a la cara!

Saludos a Conchita y a la peque (a ésta un saludo más pequeñito). Para ti, de todos tus amigos y un abrazo,

Blas

 

Bilbao, 11 de [s. m.]

 

Querido Rafael:

Lo de la conferencia ya me lo ha arreglado Panero, el día 1 en el instituto de C. H. Confírmame lo del Ateneo y dime con quienes actuaré y si son 1 000 o 1 500 como me han dicho, esto es lo lógico para los pobres provincianos.

¿Qué tal salió el tuyo?

Esperando me escribas pronto para poder ultimar (iré ahí seguramente hacia el 25), recibe el buen abrazo de siempre, con un sincero recuerdo a Conchita.

Blas

Bilbao, 18-5-[s. a.]

 

[Matasellos de 1952 (París)]

Fecha 13 [¿de junio?]

 

Querido Rafael:

Si no te escribo ahora a lo mejor se va. Estoy a la espalda de N. Dame. Gracias por tus cartas y por lo del Correo. Tú me echas en falta, dices, pero yo daría la mitad de mi mano derecha por estar ahí con vosotros. Debajo de este papel están las obras de Machado, tan lejos de ahí, también bajo tierra. En fin… «¡Valor, vuelve a la vida!».

Nadie me dice nada de Javier. ¿No estás con él? Claro que debí también escribirle, pero él sabe que es de mis buenos amigos. Un abrazo muy fuerte muy fuerte para Pepe.

Contarte cosas… Otro diría. Lo que más hago es andar por la calle, doy algunas clases y espero una lotería. Pero a fines de septiembre quisiera llegarme a casa. Vuelve, te ruego, a despedirte de mi madre y hermana, mímalos tú […] y a Conchita. ¡He escrito poco!:

Pueblos, ríos de España, acudid

al papel, andad

en voz baja bajo la pluma. Álamos

no os mováis de la orilla

de mi mano.

 

Monte

Aragón, etc.

 

Te abraza,

Blas

13 junio

 

Bilbao, 22-10-[s. a.]

[Matasellos de 25 de septiembre de 1951]

 

Querido Rafael:

Recibí tu carta y el giro [¿libro?]. Aquí seguimos, poco más o menos como nos dejasteis. Con la ventaja de que ya se marchó Cueto. Ya estaba bien. Yo ahora he terminado las clases de verano y estoy en la inercia absoluta. Qué malo es esto. Cuánto te echo en falta. Pero así son las cosas. Poco positivo tengo que contarte. Espero. Todo esto es ficticio y accidental, aunque no me quejo de los amigos de aquí, tan excelentes como sabes. No soy partidario de contar cosas, ya tú me conoces y por esto no te hablo de chismes y tal y cual. Nos vinimos Castresana, Barceló (a quien le ha entrado fiebre poética: ¡Canito recitó algo suyo en lo del Ateneo! Fue lamentable —y no por lo de Barceló, que estaba bien, en serio— y yo me largué), Panero, etc. Cariñosos saludos a todos. Y de Javier y Mila para vosotros dos.

¿Y qué tal tu teatro? Cuéntame. Gracias por el soneto. Se volvió a juntar, y lo guardo con todo cariño. ¿Hiciste lo del Correo? Dámaso me escribió, hará un ensayo sobre mi poesía.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]