Leer

Fernando Vallejo

«No hay más forma de apresar y abarcar la realidad que el lenguaje, y básicamente el escrito»

Por Nadal Suau
En cumplimiento de un contraste que suena a cliché o a norma casi inexcusable entre escritores asociados a un perfil público deliberadamente incómodo, Fernando Vallejo arrastra la fama lejana de resultar tan amable en el trato como desabrido en su escritura…

Leer

Un realismo diferente

«No fue amiga Pardo Bazán de las etiquetas. Decía: “Todo el que lea mis ensayos críticos comprenderá que ni soy idealista ni realista ni naturalista, sino ecléctica. Mi cerebro es redondo, y debo a Dios la suerte de poder recrearme con todo lo bueno y bello de todas épocas y estilos”»

Por Pilar Adón
«Era noche cerrada, sin luna, cuando desembocaron en el soto, tras del cual se elevaba la ancha mole de los Pazos de Ulloa…

Leer

Juana Bignozzi

POR MERCEDES HALFON

Conocí a Juana Bignozzi porque escribí un texto sobre ella. Desde este primer encuentro, ocurrido ocho años atrás, hubo muchos otros textos y muchos otros encuentros…
Leer

Lorca sí, Galdós no

Por Marta Sanz
El pasado noviembre estuve en el Instituto Cervantes de Nueva York conversando con mi traductora al inglés, Katie King. Me refiero a ella como «Katie» con la familiaridad del cariño…
Leer

Una genealogía afectiva

POR LAURA CHIVITE

Hace unos años, alguien me pidió que le dijera cuáles eran mis diez películas favoritas. Yo cogí un folio dispuesta a cumplir con su deseo, segura de que sería capaz de hacer una lista que reflejase con exactitud mis gustos y, ya de paso, mi alma. En cierto momento, miré el papel…
Leer

Estéticas de la derrota

POR JUAN CÁRDENAS

Permítanme una hipótesis irresponsable, como un gesto de hospitalidad hacia el extranjero. Es una hipótesis sobre la literatura de este país -precisamente Chile, cuna de ese bebé de Rosemary que es el neoliberalismo-. La formulación es sencilla: desde los años 70…
Leer

La poesía de Pablo Picasso: diario de una destrucción

POR ANDRÉS GARCÍA CERDÁN

En enero de 1937 Pablo Picasso, dejando atrás su casa en Rue La Boétie, 21, y el Castillo de Boisgeloup, se mudó al número 7 de Rue des Grands Augustins, París. No a cualquier número ni a cualquier edificio. Por sugerencia de Dora Maar, alquiló el lugar donde…